Cláusula suelo

Ante su alta demanda, una de las materias sobre la que más ha trabajado GRANALEX ABOGADOS en los últimos años ha sido la reclamación a Bancos por cláusulas abusivas, alcanzando éxito en todas nuestras demandas.

Las “cláusulas suelo” son aquellas cláusulas con las que las entidades financieras han limitado a la baja las revisiones del tipo de interés variable del préstamo hipotecario y están siendo declaradas nulas y eliminadas por los Juzgados y Tribunales desde la Sentencia nº 241/2013 dictada por el Tribunal Supremo con fecha 9/05/2013. 

Además, la Sentencia de 21/12/2016 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, acogida por nuestro Tribunal Supremo mediante acuerdo de 15/02/2017, establece que la declaración judicial del carácter abusivo de una cláusula debe tener como consecuencia el restablecimiento de la situación en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula con efectos retroactivos a la fecha de constitución del contrato, lo que permite reclamar y obtener la devolución de la totalidad de lo indebidamente cobrado por el Banco por aplicación de dicha cláusula desde el principio.

También podrá reclamar aún en el caso de que haya firmado con el Banco un documento privado de modificación del préstamo hipotecario e incluso aunque en el mismo haya renunciado al ejercicio de acciones futuras (Nota: Todo ello sujeto a examen de dicho documento), pues el TS en Sentencia de 15/06/2018 ha declarado nulo dicho contrato y la renuncia previa a los derechos reconocidos a los consumidores y usuarios que pueda contener dicho documento, según dispone el RDL 1/2007 LGDCU (Art. 10), es nula, así como los actos realizados en fraude de ley de conformidad a lo previsto en el artículo 6 del Código Civil.

La obligación de restitución es una consecuencia de la declaración de nulidad de las cláusulas suelo y subsiste mientras no resulte extinguida por el pago correspondiente, no desapareciendo la obligación por el hecho de haber sido cancelado el préstamo.

De otra parte, debe saber que además de la cláusula suelo puede tener derecho a reclamar otros conceptos, como los gastos de constitución de su hipoteca y demás derivados de la misma (notaría, registro, gestoría…), resaltando la STS de 23/12/2015 que establece que la repercusión al comprador/consumidor de tales gastos y tributos es una cláusula abusiva y, por tanto, nula, por lo que procede la devolución de dichos gastos. En tal sentido, la Sentencia de la Audiencia Provincial de Granada de fecha 7/02/2018 condena al Banco demandado a restituir a los prestatarios (clientes) la mitad del importe de los aranceles notariales y gestoría satisfechos y el 100% del arancel del Registrador de la Propiedad por la inscripción de la hipoteca.