Cláusulas abusivas y defensa de los consumidores

Desde hace más de una década, una de las materias sobre la que más ha trabajado GRANALEX ABOGADOS ha sido la detección de cláusulas abusivas en préstamos y otros productos bancarios y su posterior reclamación a las entidades prestamistas (Bancos y entidades financieras) a fin de restablecer el equilibrio entre las partes mediante la eliminación de dichas cláusulas del contrato y el reintegro por parte de las entidades de las cantidades cobradas en exceso de forma indebida, más los intereses legales, alcanzando numerosos acuerdos extrajudiciales con las entidades y enorme éxito en nuestras demandas judiciales.

Han sido objeto de este despacho las demandas por la contratación de productos complejos como las participaciones preferentes, obligaciones subordinadas, swaps, bonos convertibles, etc., con las que hemos conseguido grandes resultados habida cuenta de las importantes cuantías de esos procedimientos y el gran descalabro que las entidades comercializadoras de esos productos habían causado a nuestros clientes.

No obstante, hasta la fecha, el producto de mayor estudio en el despacho han sido los préstamos hipotecarios y su producto estrella: las denominadas “cláusulas suelo”, con las que las entidades financieras han limitado a la baja las revisiones del tipo de interés variable del préstamo hipotecario que han sido declaradas nulas de forma masiva por los Juzgados y Tribunales desde la Sentencia nº 241/2013 dictada por el Tribunal Supremo con fecha 9/05/2013 en el caso de los consumidores, con la obligación de reintegrar a los prestatarios las cantidades cobradas por su aplicación con efectos retroactivos a la fecha de constitución del contrato, más los intereses legales. Cláusula que se puede reclamar aún en el caso de que haya firmado con el Banco un documento privado para eliminar o suprimir la cláusula suelo, aunque haya suscrito otras escrituras de modificación del préstamo hipotecario (Nota: Todo ello sujeto a examen de los documentos y de cada caso particular), e incluso aunque su préstamo haya sido cancelado.

Los préstamos hipotecarios no quedan solo en la cláusula suelo, son un muestrario de distintas cláusulas abusivas que han sido abordadas por este despacho, como la cláusula que repercute al prestatario todos los gastos de constitución de su hipoteca, de los que el Banco deberá restituir la mitad del importe de los aranceles notariales y gestoría satisfechos y el 100% del arancel del Registrador de la Propiedad por la inscripción de la hipoteca, la cláusula de vencimiento anticipado, la de interés de demora, multidivisa, reclamación de posiciones deudoras, etc. Y, finalmente, desde la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de fecha 3 de marzo de 2020, también el uso del IRPH en los contratos hipotecarios pueden ser objeto de control judicial y, en su caso, de nulidad por falta de transparencia, de modo que los Bancos tendrán que sustituir el IRPH por otro índice de referencia y abonar a sus clientes los intereses cobrados indebidamente más los intereses legales.

Actualmente, son objeto de tratamiento en nuestro despacho los minicréditos y las tarjetas Revolving, mucho más si cabe a raíz de la reciente sentencia del Tribunal Supremo de fecha 4 de marzo de 2020 que, al igual que hiciera en otra sentencia del año 2015, declaró la nulidad de un contrato de crédito revolving mediante uso de tarjeta por considerar usurario el interés remuneratorio, fijado inicialmente en el 26,82% TAE y que se había situado en el 27,24% a la fecha de presentación de la demanda, declarando que han de tomarse además en consideración las circunstancias concurrentes en este tipo de operaciones de crédito, como son el público al que suelen ir destinadas, particulares que no pueden acceder a otros créditos menos gravosos, y las propias peculiaridades del crédito revolving, en que el límite del crédito se va recomponiendo constantemente, los intereses y comisiones devengados se capitalizan para devengar el interés remuneratorio y las cuantías de las cuotas no suelen ser muy elevadas, en comparación con la deuda pendiente, pero alargan muy considerablemente el tiempo durante el que el prestatario sigue pagando las cuotas, hasta el punto de que puede convertirle  en un deudor «cautivo».

Cuestión relacionada y objeto de trabajo de GRANALEX ABOGADOS son los procedimientos de Segunda Oportunidad, que permite a las personas físicas que hayan sufrido un fracaso económico empresarial o personal, negociar unas nuevas condiciones con sus acreedores para, teniendo en cuenta su situación, llegar a un Acuerdo Extrajudicial de Pagos para liquidar las deudas o, en caso de no ser posible tal acuerdo, que puedan cancelar sus deudas por Ley mediante el denominado Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho, por lo que sus deudas desaparecerán y nuestro cliente podrá encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer.